Un monto de hasta 750 UIT, que es lo que contempla la regulación para el crowdfunding podría resultar razonable para startups, pero lo cierto es que es limitado si se contemplan otro tipo de proyectos, lo que puede desincentivar la entrada de nuevos actores, señaló Fiorela Ccahua, asesora senior del área de Regulación Financiera en Rebaza, Alcázar & De Las Casas.