La inflación colombiana se aceleró más de lo esperado el mes pasado a un nuevo máximo en 23 años, ejerciendo presión adicional sobre el banco central para seguir aumentando las tasas de interés.