A medida que las marcas de vehículos livianos se acercan al último tramo del 2022, la tracción vista a inicios del año se reduce. Y tal como lo anticipamos (Gestión 10.08.22), la venta empezó a caer en agosto, en 3.4%.