Elon Musk amenazó este lunes con retirar su oferta de US$ 44,000 millones para adquirir Twitter, acusando a la compañía de negarse a darle información sobre sus cuentas de usuarios falsos.

Los abogados del director general de Tesla y SpaceX hicieron la amenaza en una carta dirigida a Twitter y con fecha del lunes. La plataforma incluyó la carta en una solicitud a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

La carta señala que Musk ha pedido varias veces la información desde el 9 de mayo, más o menos un mes después de hacer su oferta para comprar la compañía, alegando que ello le permitiría evaluar cuántas de los 229 millones de cuentas de la compañía son en realidad de usuarios falsos.

Las acciones de Twitter Inc. cayeron más de 3% el lunes en las primeras operaciones bursátiles, lo que probablemente indignó a los accionistas de Twitter que presentaron una demanda contra Musk a fines del mes pasado por desinflar el precio de esos papeles. Las acciones de Twitter han bajado un 23% en el último mes.

The Associated Press envió un mensaje el lunes temprano a Twitter para pedir sus comentarios al respecto.

Los abogados del empresario señalaron en la carta que Twitter ha ofrecido únicamente proporcionar detalles de los métodos de prueba de la compañía para determinar la cifra de cuentas, pero sostuvieron que eso “equivale a rechazar las solicitudes de datos del señor Musk”.

El CEO de Tesla quiere los datos subyacentes para que él pueda hacer su propia verificación de lo que, según él, son las metodologías laxas de Twitter.

Los abogados dicen que, basándose en la última correspondencia de Twitter, Musk cree que la empresa se está resistiendo y obstaculizando sus derechos de información en virtud del acuerdo de fusión de abril.

“Se trata de un claro incumplimiento material de las obligaciones de Twitter en virtud del acuerdo de fusión y el señor Musk se reserva todos los derechos resultantes, incluso su derecho a no consumar la transacción y su derecho a rescindir el acuerdo de fusión”, dice la carta.

El mes pasado, Musk dijo que había suspendido unilateralmente el acuerdo, lo que los expertos dijeron que no podía hacer. Si él cancela unilateralmente el acuerdo, podría ser obligado a pagar una multa por ruptura de US$ 1,000 millones.

La maniobra más reciente de Musk muestra cómo él está “buscando una salida del trato o algo con lo que él logre apalancarse para conseguir una renegociación del precio”, opinó Brian Quinn, profesor de Derecho en el Boston College. Quinn agregó que es poco probable que el asunto se lleve a los tribunales, ya que él mismo ya renunció a su capacidad de solicitar más diligencia debida.

“Dudo que se le permita salirse”, afirmó Quinn. “En algún momento, la junta de Twitter se cansará de esto y presentará una demanda”, pidiendo a un juez que obligue a Musk a cumplir el trato.