El bitcóin registró su mayor repunte desde julio y salió del rango de cotización más estrecho en unos dos años, ya que la caída del dólar renovó la demanda de activos de riesgo en todo el mundo.