La acuicultura amazónica empieza a romper paradigmas. Si antes se tenía que esperar hasta 24 meses para que el paiche, el pez de río más grande del mundo, logre su sabor característico y sea capturado; los acuicultores de la región San Martín son los primeros en culminar un proyecto que demuestra que solo se requieren de cuatro meses y medio. Un avance tecnológico al que han denominado como el ‘baby paiche’.